domingo, 29 de septiembre de 2013

La copa menstrual

La copa menstrual es un recipiente que se inserta en la vagina durante la menstruación para depositar el flujo menstrual. A diferencia de los tampones, que también se usan internamente, la copa menstrual no absorbe la sangre; ésta queda contenida en el interior de la copa hasta que se extrae de la vagina y se desecha el líquido. 


 

Las copas menstruales son una buena alternativa para cuidar nuestro cuerpo y el medio ambiente. Fabricadas en suave silicona médica hipoalergénica, muy recomendadas para mujeres con piel sensible y/o alergias.
Son tan fáciles de usar como un tampón, pero reutilizables, y en lugar de absorber el flujo menstrual lo recogen, sin dañar la flora vaginal, además, suponen un ahorro económico importante.

Historia 

De acuerdo con la información del Museo de la Menstruación y de la Salud de la Mujer en los Estados Unidos, la copa menstrual se produjo industrialmente desde la década de 1930, aunque existen copas rudimentarias circulando desde 1867. La primera patente fue en 1932, la de L. J. Goddard. Le siguió la copa patentada por Leona Chalmers y diseñada en los Estados Unidos con el nombre Tass-ette; la idea era fabricarla en caucho vulcanizado. Hubo una venta y distribución significativa de las copas en esa década, a lo que siguió un largo silencio sobre el tema. Siguieron surgiendo patentes en 19351937 y 1950.

En 1950, poco después del final de la Segunda Guerra Mundial, las copas ya se fabricaban en los Estados Unidos, lo que se interrumpió en 1963 por no ser rentable, por falta de látex y porque no tenían éxito comercial debido a la opinión de las mujeres: les parecía que era demasiado grande, rígida y pesada, además de la cuestión cultural que implica la manipulación de los genitales y las secreciones vaginales.
Desde 1987 se fabrica también, en los Estados Unidos, la copa de The Keeper, de látex. Fue el primer modelo producido en dos tamaños, uno de ellos para las mujeres más jóvenes y sin hijos. Se ha vuelto más popular debido a su resistencia y a que es reutilizable, lo que permite un gran ahorro económico a lo largo de los años; además, su antecesora, la copa Tassaway, había recibido buenas críticas de los médicos, que la consideraban muy segura, inocua y capaz de reducir la incidencia de infecciones genitales comúnmente asociadas al uso deabsorbentes sanitarios (tanto desechable como reutilizable) y los tampones. La copa menstrual The Keeper, de látex, sigue en venta hoy en día.
En los últimos años, las copas menstruales se han hecho de materiales alternativos, por ejemplo de silicona médica, debido a las posibilidades de alergia generadas por el uso del látex. Existen muchas fábricas en la producción de copas, lo que permite una mayor libertad de elección de modelos, formatos, colores y precios y, por consiguiente, una mejor elección entre las usuarias.

¿De qué está hecha?
La copa menstrual están hechas en silicona médica o en TPE (elastómero termoplástico), dependiendo de la marca. Además los colorantes utilizados para la fabricación de las copas menstruales son colorantes alimenticios, no se utiliza ningún aditivo químico que pueda afectar al organismo de la mujer. Ninguna bacteria puede permanecer en su superficie totalmente lisa, que no absorbe ningún líquido, y por lo tanto no se producen alteraciones en el entorno vaginal natural. Al ser de silicona médica o TPE, no araña ni seca las paredes vaginales y tampoco deja restos de fibras (a diferencia de los tampones tradicionales).
¿Podría coger SST u otras enfermedades?
  • No están relacionadas con SST (Síndromede shock tóxico) producido por el uso de los tampones. Además, podrían ayudar a prevenir problemas como la candidiasis (producida por el ambiente cálido y húmedo que crea una compresa), la cistitis, los hongos, ni dejan restos de fibras como pasa con los tampones. 
¿Cuánto tiempo puede durar?
Su tiempo de vida es de hasta 15 años con un mantenimiento adecuado. Y... ¿Sabías que en aproximadamente 4 meses tiene recuperada la inversión?

Beneficios y desventajas

No es muy usada ni conocida por las mujeres en comparación con los tampones y compresas, principalmente porque apenas existe publicidad de estos productos. Estas copas a diferencia de otros sistemas de usar y tirar solo se compra una vez en mucho tiempo y el beneficio conseguido no compensa una inversión en publicidad fuerte.

Sin embargo tiene múltiples ventajas:
  • Economía: el coste inicial es mayor que los absorbentes tradicionales pero el gasto solo se produce una vez y se recupera la inversión a los pocos meses, ya que la duración con los cuidados adecuados puede ser hasta diez años.
  • Infecciones: La silicona es inerte de forma similar al cristal y no es adecuada para que los gérmenes se acumulen en ella. No se han relatado casos de Síndrome del shock tóxico, ligado al uso de tampones tradicionales.
  • Comodidad: se puede llevar durante la noche. Se puede utilizar durante toda la menstruación independientemente de lo copiosa que sea e incluso en cualquier momento del ciclo simplemente para acostumbrarse a llevarla.
  • Medio ambiente: Supone menos desechos para el medio ambiente.
  • Uso: su uso es muy elevado en toda Europa.
  • Compra: muy fácil de comprar por internet.
  • Duración: varios años.

Pero también tiene algunas desventajas:
  • Puede ser incomoda de utilizar en baños públicos que no dispongan de un lavabo o bidé privado. Pero siempre se puede limpiar con una toallita húmeda, o con una botella de agua.
  • Al final del ciclo, además del lavado habitual con agua y jabón, se debe esterilizar hirviéndola.
  • Como los tampones, puede ser un poco complicada de usar al principio. Se puede mover si esta mal colocada. Sin embargo, si la colocación es adecuada es difícil que se mueva, de hecho puede crear una succión que impida sacarla si no se sabe hacer. Simplemente introduciendo un dedo para que entre el aire, se deshace el vacío y sale fácilmente. 

¿Cómo se usa?
  1. Esterilizar la copas antes y después de cada menstruación.
  2. Lavarse cuidadosamente las manos para evitar infecciones ya que las copas se insertan en el interior de la vagina.
  3. Doblar la copa e introducirla. Se puede hacer sentada, de pie, cunclillas o de rodillas. Más abajo se muestran las dos posibilidades en las que se puede doblar para facilitar la inserción.
  4. Retirarla en un máximo de 8-12 horas, vaciar el contenido y limpiarla en agua.
  5. Volver a introducir la copa. 
 

 

 


Medio Ambiente

A parte de cómodas, seguras y económicas, las Copas menstruales son el único método seguro para no contaminar el medio ambiente con materiales no degradables y residuos tóxicos en el uso de productos de higiene íntima para los días de la menstruación.

Una única copa menstrual dura hasta 10 años, lo que implica un notable ahorro de residuos no reciclables.
Por el contrario, los tampones y compresas utilizados para higiene íntima femenina contienen diversos elementos que, además de ser tóxicos para las mujeres, son altamentecontaminantes tanto en su fabricación, como en su uso, y una vez desechados.
Se calcula que alrededor de 315 millones de mujeres en todo el mundo usan tampones o compresas a diario. Si una mujer usa, de promedio, 25 tampones o compresas por cada ciclo menstrual, significa que cada año se descartan alrededor de 94.500.000.000 de tampones y compresas. Incluso en el caso de las compresas llamadas "orgánicas", que se hacen con algodón natural y no contienen blanqueadores ni químicos, el problema de los desechos persiste, ya que su degradación tampoco es rápida. 

Personalmente estando harta de los anuncios que dicen que la sangre "huele", cuando lo que huelen mal son las compresas de plástico por la mezcla se la sangre con los desodorantes y químicos que llevan. Por no mencionar el escozor que producen estas compresas...
He decidido probar este método de limpieza en "mis lunas". Ya llevo 3 días usándola y estoy satisfecha, aunque todavía me falta aprender a pillarle el truco a la hora de colocarla. No estoy segura pero es posible que me haya equivocado de talla ya que se me sube demasiado hacia arriba y eso hace que tenga que estar + pendiente de cambiarla o de bajarla. Ya que si se sube mucho hacia arriba hay perdidas y manchas. Es muy fácil de extraer. Y es bastante cómoda, pues orinar sin que se te manche, no como el tampón que se mancha el hilo. 

Fuente: wikipedia y www.copasmenstruales.com